ESTILO ESCANDINAVO

El estilo nórdico está presente en todos los campos de la decoración, desde el arte visual hasta las tipografías y por supuesto en la decoración de interiores. 

Se aleja de la riqueza y la complejidad de los estilos tradicionales y se centra más en los elementos contemporáneos.

El estilo nórdico ideal proviene de su enfoque en la funcionalidad, el pragmatismo y la estética limpia y minimalista.  

Su relativa sencillez hace del estilo nórdico un estilo del mundo actual.

 

Desde hace tiempo se ha convertido en el favorito en muchos de nuestros hogares y parece que ha venido para quedarse.

 

Una de las cosas que más me gusta del estilo nórdico en la decoración de interiores es que se puede interpretar de muchas maneras diferentes, desde minimalista monocromático a un estilo boho .

 

El punto está en las cosas intermedias y en el equilibrio. 

Si estás pensando en darle un aire nuevo a tu hogar y te apasiona el estilo escandinavo, hay algunas cosas que tienes que tener en cuenta y que no pueden faltar.

 

Uno de sus puntos más llamativos es el uso del color blanco. Los colores claros ayudan a crear sensación de amplitud, pero también aumentan la luminosidad de la estancia. Así, optar por este color en los muebles grandes hacen que la estancia lo parezca también.

 

Sofás y sillones en color blanco dejan de ocupar espacio visual, creando una sensación de amplitud aunque no la tengamos en nuestra estancia.

CÓMO DECORAR CON EL ESTILO ESCANDINAVO

La iluminación en el diseño de interiores de estilo escandinavo, combina tecnología y diseño, a veces aportan un toque orgánico a la estética escandinava.

Lámparas colgantes, de pie y de mesa con texturas increíbles crean unos contrastes que son firma del estilo nórdico. La iluminación debe de ser acogedora, el cobre o la madera puede ser la elección perfecta. 

La luz natural también es un elemento importante en los interiores de estilo nórdico, así que las ventanas tienen que estar despejadas.

 

Los muebles de este estilo escandinavo ponen la atención a partes iguales entre el diseño y la funcionalidad. 

Las líneas rectas, contornos fuertes y las formas arquitectónicas forman un papel importante y se combinan entre los materiales y las texturas utilizadas.

 

Los detalles decorativos innecesarios no tienen mucho que ver con el estilo nórdico.

 

Las plantas y la naturaleza forman componentes clave en la decoración de interiores de estilo nórdico. Los estantes son perfectos para mostrar accesorios como campanas de vidrio, libros y detalles cuidadosamente seleccionados.

 

 

 

Siempre busquen  líneas sencillas, muebles funcionales pero que no sobrecarguen las habitaciones, acercándose al minimalismo, pero sin llegar a sus extremos.

Seguínos en nuestras redes sociales

Copyright 2021 © All rights Reserved. Design by Living Club Sillones

Abrir chat
Chat