ESTILO ORIENTAL

La decoración de estilo oriental es una tendencia que cada día está más de moda a la hora
de decorar la casa.

 

No te pierdas las claves para una decoración oriental en tu hogar.


Lo más característico del estilo oriental en la decoración es la calidez, la armonía y la
sensación de tranquilidad que transmite.

Se crea un ambiente de paz que recuerda mucho al estilo zen.

El diseño de interiores de estilo oriental evoca instantáneamente a la serenidad y la calma. Con la mayoría de nosotros absortos en un estilo de vida acelerado, ayuda enormemente poder volver a casa y escapar de esta carrera sin fin.

 

El diseño de interiores de estilo oriental logra este objetivo al introducir la armonía y el equilibrio.

 

Pero crear un espacio de estilo oriental es mucho más que hablar de estilos y decoración. En su esencia, el diseño de interiores de estilo oriental es una fusión de varios estilos que van desde el estilo japonés al estilo zen.

 

Los estilos asiáticos están inspirados en gran medida por los colores de la naturaleza y con frecuencia imitan paisajes y reinterpretan los colores naturales en los diseños de interior. 

CÓMO DECORAR CON EL ESTILO ORIENTAL

1. Estilo oriental: opta por ambientes sobrios y poco recargados

 

El estilo oriental se caracteriza por ciertos elementos, materiales, diseños y paletas de colores que son bastante potentes, decorativamente hablando. Son elementos que tienen mucha fuerza y carácter y que llenan cualquier ambiente. Por eso es importante no pasarse de la raya y elegir el mobiliario y los complementos con mesura, para no llenar los espacios

 

2. La paleta de color: el dominio del rojo y negro

 

En lo que se refiere al mobiliario, la estrella del estilo oriental son las superficies lacadas en negro, rojo oscuro, ocre, etc. Los textiles, en cambio, se pueden escoger en tonos fríos como los azules. Ambas tendencias cromáticas se pueden combinar con acierto. Eso sí, siempre eligiendo como base un espacio dominado por los tonos neutros. El gris suave, los tonos crudos y tostados, etc. servirán como fondo para otros contrastes de color más audaces.

 

3. Los materiales que triunfan

 

Una de las características que definen la decoración de estilo oriental está en la elección de los materiales, muy arraigados en su cultura popular. Se trata de materiales naturales pero relacionados con las tradición asiática. De entre todos, destacan la piedra, la madera (en especial maderas asiáticas como la de cedro), el bambú, la seda, el papel de arroz, etc.

Todos estos materiales nos ofrecen un montón de posibilidades a la hora de combinarlos en la decoración para crear contrastes originales.

 

 

Espero que estas claves te hayan servido para conocer y definir el estilo oriental en decoración.

¿Te animas a hacerlo tuyo?

Seguínos en nuestras redes sociales

Copyright 2021 © All rights Reserved. Design by Living Club Sillones